Club de la Cerveza

Blog

By in Alemania, Alkoholfrei, Cerveza, Cerveza de trigo, Dunkel, Múnich, Natürtrub, News, Oktoberfest, Paulaner Comentarios desactivados en Oktoberfest, la meca de los buenos cerveceros

Oktoberfest, la meca de los buenos cerveceros

Se trata de la feria más grande del mundo. El evento cervecero al que todo amante de esta milenaria bebida quiere asistir al menos una vez en su vida.
OktoberfestDayOKEs el lugar donde fraternizan la cultura y la gastronomía de la región bávara con los sabores patentados de su particular y deliciosa forma de fabricar y vivir la cerveza. Seis millones de personas asisten durante los 16 a 18 días que dura el evento entre los meses de septiembre y octubre de cada año. Desde 1810 solo asuntos de extrema gravedad como las guerras mundiales o la crisis económica de 1929 han interrumpido su celebración. La afluencia de público es tal, que cuenta con su propia estación de policía y una parada de metro que se habilita especialmente para la ocasión: se trata por supuesto del original Oktoberfest alemán.

Y decimos original porque decenas de países han diseñado sus propias versiones del Oktoberfest. En cada uno de ellos se ha tratado de copiar el evento y se busca de algún modo diseñar una cerveza que parezca alemana y que haga sentir al visitante que está dentro de los impresionantes galpones que ubican las tradicionales casas cerveceras muniquesas en los 310.000 metros cuadrados de los campos de Theresienwiese en el centro de la capital bávara. 

 

OktoberfestRoomOPK

Pero, ¿de dónde puede provenir una pasión tan eufórica por una bebida? Más seguido de lo que se piensa nos llegan reportes de fiestas desenfrenadas y de borrachos que dejan su dignidad y sus alimentos recientes desperdigados por toda la ciudad. Sin embargo, y objetivamente hablando, el Oktoberfest es en realidad una festividad con una impresionante connotación de tradición y familia donde se pueden disfrutar de cientos de atracciones mecánicas, la mejor comida típica de Baviera y del increíble sabor de algunas de las mejores cervezas de Europa. De hecho, solo cuatro casas cerveceras de la región tienen el privilegio de instalar, con dos meses y medio de antelación, los impresionantes galpones donde recibirán a sus visitantes y en los que trabajan antes, durante y después del evento casi 12.000 empleados, de los cuales 1.600 son meseros o meseras.

El Oktoberfest nació durante la celebración de las bodas del príncipe Luis I (o Ludwig I) de Baviera con la princesa Teresa de Sajonia en octubre de 1810. La unión de las dos casas nobles del sureste alemán significaba una mayor fuerza militar de cara a las continuas guerras que sostenían con sus vecinos austriacos. Tal alianza desembocó en una fiesta popular que hizo correr ríos de líquido alcohólico proveniente de las innumerables cervecerías de la región y el ambiente festivo detonó toda una parafernalia de atracciones y eventos que se empezaron a repetir cada año. Uno de ellos fue una carrera de caballos que se desarrollaba en los campos de Theresienwiese o ‘Prados de Teresa’. Con el tiempo, la multitud que asistía a la carrera empezó a olvidarse de los caballos en pro de aquella fiesta llena de cerveza que se gestaba al mismo tiempo. El resto es historia…

Pero el asunto central de semejante festival es por supuesto nuestro líquido amado. ¿Qué tiene de especial la cerveza bávara para haber originado semejante movimiento anualmente? La respuesta está en que las principales casas cerveceras de la región fabrican una cerveza especial durante la primavera, más específicamente durante el mes de marzo, que alcanza un punto ideal de maduración gracias al favorable clima estival de la zona y está lista para la segunda semana de septiembre, que es cuando se da inicio al festival. Esta cerveza es conocida popularmente como ‘Märzen’ y sólo cuatro casas cerveceras históricas tienen el privilegio de vender su Märzen especial en el Oktoberfest. Solo una de ellas tiene presencia en Colombia y esta es la marca Paulaner, que pone en nuestras manos durante la temporada la típica cerveza tipo Märzen que vende al interior del Oktoberfest. Una de cada dos cervezas que se vende durante el evento original en Múnich pertenece a esta marca.

Por supuesto, es posible conseguir otros tipos de cerveza en el Oktoberfest. Las turbias de trigo o ‘Hefe-Weissbier’ suelen ser las más populares, aunque los amantes de las cervezas oscuras también pueden encontrar la variedad Dunkel. Quienes prefieren la sobriedad, pero aman el sabor de la buena cerveza, cuentan con la variedad ‘alkoholfrei’. Todas estas variedades se acompañan de los deliciosos platos típicos de la cocina bávara: los gigantescos pretzels, que reconocemos como panes dorados que tienen la figura del símbolo zodiacal de aries, o los populares codillos de cerdo al horno. También se suelen disfrutar con las variedades de salchichas alemanas de cerdo y res, acompañadas de una ensalada de patatas con trozos de tocino reconocida como ‘Kartoffelsalat’.

OktoberfestPlatzOKPor si fuera poco, entre las 29 tiendas de cerveza y comida que se pueden hallar en el  Oktoberfest, se distribuyen anualmente 500.000 pollos y 25 toneladas de pescado ahumado, además de un completo arsenal de entretenimiento y bandas musicales que arranca tras la llegada de los Wiesnwirte (o propietarios de las cervecerías) a bordo de gigantescos carruajes tirados por caballos y cargados de barriles del consabido líquido. Una vez instalados, el alcalde procede a abrir el primer barril. Sobre la cantidad de golpes que tiene que darle al barril para abrirlo se ha tejido toda una tradición de apuestas. Una vez lo consigue, el grito de O ‘zapft is!” (ya está abierto!) da la señal para disparar doce salvas de cañón en la estatua de Baviera y para que las diferentes carpas puedan empezar a servir a los asistentes.

De los 6 millones de litros de cerveza que se sirven durante cada Oktoberfest (un promedio de uno por asistente aunque hay que hacer la salvedad de que muchos de ellos no tienen siquiera edad para consumir) se obtienen ganancias superiores los 1000 millones de euros, soportadas también en comidas y atracciones. Si algún día tiene la oportunidad de hacer la travesía, cuente con que los tiquetes subirán considerablemente, por lo que vale la pena planear con tiempo o aterrizar en una ciudad relativamente cercana y tomar el tren, además de haber reservado hoteles con tiempo (una acomodación más que decente oscila los 200 euros).

De todos modos, si lo suyo es saborear las mejores cervezas del mundo y cuenta con el estado físico para soportar una cantidad de comida y bebida suficiente como para llevar al hastío a un rey del medioevo teutón, no deje de venir a vivirlo en carne propia: si Múnich consume mucha cerveza, hay una época del año en que la cerveza consume a Múnich.

[/restrict]

Síguenos y comparte nuestros artículos

Post navigation

Verificación de edad

Este es un sitio exclusivo para mayores de edad.